Conaculta a la deriva en el mundo digital

| 05/06/2013
  • Conaculta compra ebooks pero no tiene idea de qué hacer con ellos.
Hoy en el periódico Reforma de México apreció la nota que pongo abajo.
No es sólo que los libros electrónicos estén en sobreprecio (no serían taaan caros si tuvieran los derechos durante cinco o seis años, por lo menos), y que nunca nadie se enteró de que existían sino hasta ahora.
Creo que una pregunta que quedó bailando es ¿porqué el Consejo para la cultura y las artes (Conaculta) está contratando servicios con Libranda, que ha probado ser una de las plataformas más fallidas en cuanto a libros electrónicos se refiere? ¿Porqué no están buscando catálogos hechos en México para distribuirlos, seguramente sin DRM, por todo el país?

Acusan gasto excesivo en e-books

Jorge Ricardo
Ciudad de México, México (5 junio 2013).- 00:00 AM.
El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes pagó 2 millones 520 mil 672 pesos para tener durante un año los derechos de 117 libros de la editorial Siruela que serían distribuidos a través de 200 bibliotecas públicas. Según expertos consultados ese monto es excesivo y el contrato tiene deficiencias.
A la fecha, diez meses después de que fue firmado, el Consejo no tiene las cifras de cuántos usuarios han tenido y aunque el contrato se vence el 13 de julio próximo en algunas bibliotecas todavía se desconoce ese servicio.”Acceder a 117 libros de una misma editorial por más 2 millones de pesos y sólo por un año me parece demasiado dinero”, dijo el investigador Luis Inclán Cienfuegos, académico de la Biblioteca Francisco Xavier Clavigero de la Universidad Iberoamericana.

Lourdes Epstein, del Tec de Monterrey Campus Ciudad de México, cuestionó la conveniencia de que una biblioteca pública compre libros de literatura en versión digital por un plazo al cabo del cual se quedará sin nada.

“(Pero) los libros físicos también se acaban ¿eh? no duran toda la vida”, advirtió Fernando Álvarez del Castillo, titular de la la Dirección General de Bibliotecas (DGB) del Conaculta, quien informó que los derechos se compraron por un año para fomentar la lectura en nuevas tecnologías.

El contrato CNCA/DGB/AD04961/12, adjudicado de manera directa a la empresa Colofón S. A. de C. V., distribuidora en México de Siruela, fue firmado el 13 de julio de 2012. El acceso a los libros se podría realizar a través de una clave que se entregaría en 200 bibliotecas públicas a usuarios con credencial vigente. Con esa clave se podría acceder desde cualquier computadora a los libros ubicados en una plataforma del consorcio Libranda. Ya que cada libro podría ser consultado al menos 200 veces, Álvarez del Castillo rechazó que se haya realizado un pago excesivo.

“La propia distribuidora nos dio más de 200 claves para darle un poco más de divulgación a sus textos”, afirmó, aunque no tenía las cifras sobre el número de usuarios ni el listado de donde se prestaba el servicio. En visitas que hizo este diario a las bibliotecas México y Vasconcelos nadie pudo informar sobre esos libros.

“Lo que es triste es que se invirtió todo ese dinero y que hasta ahora sepa que esos libros están disponibles”, dijo Isabel Galina, coordinadora de la Red de Repositorios Universitarios Digitales de la UNAM.

El contrato también tiene algunas inconsistencias, según el escritor argentino y especialista en libros digitales Roni Bandini: no se menciona el formato en que los libros estarán disponibles ni el lapso ni el IVA y además indica que los libros electrónicos deberían entregarse empacados.

Álvarez del Castillo justificó los errores en la redacción del contrato diciendo que se usó un documento estándar.

Fuente: Acusan gasto excesivo en e-books

5 opiniones en “Conaculta a la deriva en el mundo digital

  1. @_verdehalago

    Y no es el único. 1.853.448 por 135 libros de McGraw Hill, Paraninfo y Paidós. CNCA/DGB/AD/03614/12

    Responder
  2. @mdgo80

    Es un partido de hockey de una liga de niños ciegos. A mi me quedó la sensación de que fue un fra… #ElChacalQueUstedMarcóEstáOcupado

    Responder
  3. @_verdehalago

    No sabe uno si reír o llorar. Pero entonces recuerda uno el malhadado simposio y todo queda claro 🙁

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *