Performance de Nuria Montiel en la SAPS

| 28/07/2013

Alegoría a la protesta en la fachada

Jesús Pacheco

Ciudad de México, México (28 julio 2013).- 00:00 AM.-
Si con la Imprenta Móvil, la artista visual Nuria Montiel (Ciudad de México, 1982) ya se había servido de los poderes del negro sobre el blanco, en ¡Sacúdete!, el performance que preparó para el Proyecto Fachada de la Sala de Arte Público Siqueiros (SAPS), vuelve a utilizarlo, esta vez añadiendo movimiento a la fuerza expresiva de la huella, ahora convertida en silueta.

Inspirada en su paso por múltiples movilizaciones sociales con un tórculo sobre un carrito, Montiel explora de nueva cuenta esa especie de poética del descontento que ha visto cobrar forma en las protestas, ahora con la utilización de coreografías y teatro de sombras

Durante la gestación de esta pieza, Montiel se internó en el Archivo Siqueiros. En él, además de múltiples revistas y objetos que le mostraron el fuerte interés del muralista por el impreso en papel (a lo político de volantes y carteles se le suma lo cotidiano de, por ejemplo, unos boletos de avión), encontró resguardada una cantidad inmensa de fotografías de diversos momentos políticos, desde movilizaciones en México o Nueva York, en las que estuvo presente Siqueiros haciendo registro, hasta manifestaciones de comunidad latina en Los Ángeles documentadas por la cámara de Héctor García.

Esa revisión del archivo detonó en Montiel la idea de crear un performance con la unión de dos inquietudes: la exploración del cuerpo y la reflexión sobre el sentido de manifestarse. En las imágenes examinadas fue descubriendo que la repetición típica de la gráfica tenía una especie de eco en los gestos presentes durante las manifestaciones, algunos ya simbólicos: puños en alto, manos entrelazadas, forcejeos con la policía, brazos enarbolando pancartas, la “v” de la victoria…

Decidió entonces incorporar, además de la transgresión hacia los edificios que sucede durante las manifestaciones, algunos de aquellos gestos repetitivos a la pieza con la que acercaría fragmentos del archivo a la calle, reduciendo temporalmente la distancia física que lo separa del público circunstancial: el peatón o el conductor que circulen por Tres Picos y Hegel las noches del performance.

En los minutos que dura la pieza, veremos primero el poder de las siluetas para diluir rasgos e invocar imágenes universales de inconformidad, de rabia o de abuso, capaces de detonar distintas emociones en el espectador, incluso a pesar de la tendencia de las sombras a reducir personas y circunstancias a una mancha. Y si nuestra mirada estaba al borde del estereotipo, llegará una escena a mitad de la acción para diluir el peligro: las siluetas se convertirán en una familia, vista ya con claridad a través del cristal, reunida en torno a la mesa de la cocina. Impresiones momentáneas sobre el vidrio de la fachada de la SAPS, uso de esténciles, siluetas forenses y movimientos coreográficos de Daniela Arroio, Mahoalli Nassourou, Gutemberg Brito y la misma Montiel permitieron urdir una pieza que se aleja de la propaganda y la consigna política para aproximarse a un terreno más poético, donde los gestos, subrayados siempre por las dramáticas percusiones de Diego Espinosa, están dispuestos para conducirnos rumbo a un final desolador, como la realidad social y política mexicana.

Hasta ahora, ha habido dos presentaciones de ¡Sacúdete!, y podrá verse cuatro veces más: los jueves 8 y 22 de agosto, el miércoles 11 de septiembre y el jueves 3 de octubre, a las 21:00 horas en la Sala de Arte Público Siqueiros.

Reportero de El Ángel

Fuente: Reforma.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *