Revistas impresas Vs Revistas digitales

Las revistas, impresas o digitales, se utilizan como un medio de experimentación visual, gracias a los elementos diseñados para su estructura o retícula. Dado el desarrollo de la tecnología, en la actualidad, son muy amplias las propuestas de diseño para este medio de comunicación. Ya que ha permitido la generación de nuevas tipografías, técnicas para editar imágenes y procesos de impresión. Sin embargo, las diferentes características del medio (papel o computadora) han creado divergencias para estructurar y abordar el contenido de las revistas. Por ejemplo, el uso del hipertexto y la integración de multimedia no sólo incrementan la carga semántica de un texto, sino que imponen una distinta forma de diseñar una revista.

De acuerdo con Owen William, en Diseño de revistas, podemos definir una revista impresa desde dos ámbitos: su periodicidad y la forma de diseñarla. El primero la define como aquella publicación periódica que, dadas sus circunstancias de temporalidad, es efímera, pero la información publicada presenta mayor durabilidad que la de un periódico. El segundo retoma los rasgos exclusivos que presenta el diseño de una revista; ya que su forma técnica se desarrolla entre la abstracción artística del diseñador, respecto al contenido de cada artículo, y la flexibilidad para jugar con una forma visual categórica –la retícula. Todo esto se manifiesta porque el principal objetivo de una revista es mantener, a través de su contenido y diseño editorial, una relación intelectual entre la revista y sus lectores. Por lo mismo, dicho diseño editorial –basado en una estructura constante– permite que cada una de sus páginas o secciones presente una interpretación propia del tratamiento gráfico sobre su contenido.

Por su lado, una revista digital se define como una publicación periódica (lo cual comparte las características con toda revista impresa) que es accesible en un formato electrónico. No obstante, como se dijo en un principio, de acuerdo con los rasgos del medio podemos decir que la única constante, en la forma como se diseña una revista digital, es que existen muchas maneras de generar su diseño.

La concepción del diseño de las revistas digitales ha retomado muchos de los principios utilizados en el diseño de las revistas impresas. No obstante, con el tiempo se han generado principios que solamente se aplican a las publicaciones digitales. Como por ejemplo, las secciones de una revista digital deben tener el mismo estilo o tratamiento –situación que no pasa con lo impreso– para que así la navegación entre ellas no se vuelva confusa; esto debido a que en el diseño de interfaz se parte del principio de mantener el mismo estilo en toda la publicación para que el usuario no se sienta extraviado mientras navega. Por ejemplo, las revistas Hola, Billboard y Gernica. Por otro lado, tenemos revistas digitales que utilizan la multimedia para presentar sus contenidos, como es el caso de la revista Moho, publicación mexicana, –que por el tratamiento reticular es una de mis revistas impresas favoritas. Sin embargo, su versión en línea mantiene una sola estructura y tiene una navegación un poco confusa, aunque no me desagrada por los efectos de animación. Otro ejemplo son aquellas publicaciones que usan al máximo la animación para sus contenidos como FlashTV. En caso contrario, existen revistas que la versión en línea esta hecha de las imágenes de la revista impresa en jpg o pdf como Colors de Benetton, aunque usa un poco de video y animaciones en el home. Hay otras que tratan de mantener un parecido al formato impreso, el estilo flip page –como es el caso de la versión facsimilar de Revista de Libros– o que combinan este formato con multimedia y así en cada página despliegan animaciones y videos como la revista Spyker.

Revista Spyker

En cierto modo el objetivo de ambos formatos (impresa o digital) es utilizar al máximo los recursos y materiales para ejercer una comunicación clara entre los contenidos de la revista y una gama muy definida los lectores. Sin embargo, existen diferencias que se toman en cuenta antes de diseñar una revista digital. Como es la forma de organizar la información, la navegación y sobretodo en el tratamiento y manejo de la información. Es por eso, que existen diferencias en la presentación y el diseño. Aun así, pienso que existe una serie de pasos en el proceso de estructuración que tiene el mismo orden creativo que una revista impresa. No obstante, los rasgos específicos de una revista digital son el tratamiento de la información, textual y visual, a partir de las posibilidades interactivas de los dispositivos digitales (como animaciones, video y sonido); el poder usar un número ilimitado de colores y la nula restricción para su difusión en línea. Ya que estos elementos no los puede ofrecer el medio impreso y, por lo tanto, es claro que debe cambiar su estructura y diseño, así como de su comunicación.

Por último, es claro que ambos formatos (digital e impreso) han desarrollado lenguajes propios y que no pueden compararse tal cual entre sí, ya que cada uno cumple diversas funciones. Sus diferencias hacen que al momento de diseñarlas el proceso creativo juegue con elementos disímiles y, por lo mismo, funcionen con distintas reglas al momento de

enfrentarse con el lector. Si bien comparten la periodicidad y el nombre de revistas, hay que decir que como medios de información generan muy distintas relaciones con su lector. Por lo mismo, un asiduo lector de revistas impresas no precisamente será un asiduo lector de revistas digitales y viceversa…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *