¿De verdad se lee tan poco en México?

| 27/04/2014

IMG_4198Hoy en una nota en la sección de cultura del periódico La JornadaEs falsa la información sobre índices de lectura en México, afirma Taibo II, en la que resaltan que el escritor “Paco Ignacio Taibo II, de la Brigada para Leer en Libertad, cuestiona las cifras oficiales acerca de que en México se leen 2.7 libros al año, mientras en la capital de la República se alcanzan 6.5 libros en ese mismo periodo.” y continúa “Es información falsa. ¿De dónde sacan esos datos?, pues de la venta en librerías y tiendas de autoservicio, pero no se consideran las ventas en ferias del libro ni en encuentros similares, como tampoco que un mismo ejemplar puede prestarse entre varias personas. Sin duda, en esta ciudad leemos un promedio de 10.5 u 11 libros por año”.

Por supuesto él dice esto para llevar agua a su molino de organizador de ferias, pero tiene razón y las deprimentes cifras oficiales no describen la realidad de los lectores. No sólo porque no contabilizan las ventas en ferias, encuentros literarios o préstamos, sino más seriamente porque no contemplan ni la piratería de libros impresos, que cualquier habitante de la ciudad de México ve en cientos de puestos ambulantes de best sellers en las salidas de las estaciones del metro (cerca de mi casa he contado por lo menos tres de libros y uno de cómics), y que seguramente hay más de uno en muchas ciudades del país. Ni tampoco, por otro lado, contemplan en estas cifras, ya no digamos las páginas web que almacenan cientos de cuentos, relatos y un grandísimo etcétera, sino la venta de libros electrónicos y los miles de archivos epub y pdf de títulos en español que comparten con entusiasmo los usuarios de la red. Que si entrara todo lo anterior en la contabilidad seguro que las cifras nos harían sentir menos analfabetas.

En fin, y nomás para hacer un poco de contrapunto, hace unos días la UNESCO publicó el estudio Reading in the Mobile Era (Leer en la era móvil),  (que encontré en la nota de El País La Unesco promueve el móvil contra el analfabetismo) y que dice: Para fomentar la lectura en teléfonos móviles, la Unesco recomienda que se amplíen los catálogos disponibles y que se traduzcan a las lenguas locales, que se de la oportunidad de experimentar ese tipo de lectura a usuarios potenciales, que se intente reducir el coste de la tecnología y las conexiones. Además, precisan, las personas tienden a comprometerse más con actividades de lectura dispositivos en móviles cuando identifican “los beneficios tangibles” que les puede aportar.

Como dice César Antonio Molina: No debemos ser incautos ni dejarnos llevar por el simple impulso de la moda o el mercantilismo. Necesitamos conciliar la cultura lectora de siempre con la que ahora surge. Y ello significa ser capaces de crear nuevas metodologías, nuevas didácticas lectoras.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *